Menu
Modelos
Menu

2.704 piezas

[+]

Mirada de experto: Frank-Steffen Walliser aún conoce cada pieza del modelo Lego de 1980. Él y otros expertos de Porsche han ayudado a desarrollar el nuevo proyecto.

En algún momento se oye el clic que anuncia que ha encajado la última pieza del Porsche 911 GT3 RS de Lego. Así como el deportivo de verdad es algo más que la mera suma de sus piezas, su hermano pequeño de plástico también cautiva con su aspecto sorprendentemente real. No es simple modelismo, también es arte y toda una experiencia.

Frank-Steffen Walliser, Director de Motorsport y Automóviles GT, no es una persona fácilmente impresionable. Este ingeniero de máquinas acciona una y otra vez las levas de cambio. La transmisión de doble embrague entra en acción y se engranan las marchas. Algo muy normal en un Porsche 911 GT3 RS. Pero es que este modelo de color naranja lava no está aparcado en la calle, sino en el escritorio de Walliser: es de Lego. Ya de niño le gustaba construir objetos con el juego de plástico de la empresa danesa. Por ejemplo, el automóvil con el número de artículo 8860: 662 piezas, motor bóxer, diferencial, suspensión trasera y una dirección de funcionamiento muy preciso. «Este modelo contribuyó en gran medida a despertar mi interés por los automóviles, y más tarde acabaría decidiéndome por una formación y una carrera profesionales en el ramo de la ingeniería técnica». Pero lo que tenemos aquí es sencillamente increíble.

Uwe Wabra, diseñador senior en el equipo de Lego Technic, ha traído el modelo 8860 de 1980, pero, en comparación, el GT3 RS parece salido de otro planeta. Él y su equipo se pasaron unos dos años devanándose los sesos. 2.704 piezas, de las cuales menos de 10 son nuevas. El resto son elementos Lego Technic previamente existentes. Por supuesto, las llantas son nuevas. Porsche only! Estas obras artesanales negras solo se dan en este kit de piezas. A ello se añade una placa grabada a láser provista de un número individual. Inconfundible como una huella dactilar. Una pieza que se reserva para el final. Clic. Ha encajado. ¡Listo! Cuando la pieza número 2.704 está en su lugar se alcanza por fin el estado de felicidad.

[+]

Pasión doble: a Andreas Preuninger (dcha.) y el diseñador de Lego Uwe Wabra les fascinan los 911 GT3 RS, tanto en su versión grande como en la pequeña.

«El Porsche 911 GT3 RS es todo un hito dentro de nuestra serie Lego Technic», dice Wabra. «Toda la fase de desarrollo se mantuvo en la más estricta confidencialidad. Y el concepto es extraordinario. Nos interesaba no solo el modelo en sí, sino toda la experiencia constructiva». Ya el envoltorio mismo es elegante. Hasta las fases constructivas se corresponden con las del modelo de verdad hasta llegar a la fase final: la integración de las unidades de motor y de transmisión en la carrocería. Los elementos de los distintos módulos se presentan en cajas separadas. Junto con las detalladas instrucciones ofrecen una idea del proceso de montaje del original.

Desde 2013 hasta que estuvo listo el prototipo se celebraron ocho encuentros con los expertos de Porsche. Wabra construyó hasta 40 prototipos para llegar al diseño definitivo. En otoño de 2015 se celebró por fin la presentación en el lugar de trabajo de Frank-Steffen Walliser y Andreas Preuninger, Director de Proyecto de Vehículos GT. Este fue el primer encuentro entre el flamante Porsche 911 GT3 RS y su hermano danés. El modelo real y el de plástico se desarrollaron en paralelo con un intercambio secreto de datos entre Billund y Weissach, y el resultado convenció a Preuninger: «Me ha asombrado el gran parecido que se ha logrado con el original. Por ejemplo, las líneas de pliegue tan especiales en el capó del motor y en el techo, las aberturas en los pasos de rueda, los grandes alerones o las tomas de aire: todos se reencuentran en el modelo de Lego. Se reconoce inmediatamente que se trata de un RS».

También las primeras presentaciones del modelo en primavera recordaron a las de un Porsche auténtico: un prototipo camuflado para las Ferias del Juguete de Londres y Núremberg. Los fans se volcaron en los foros. Muchos intentaron asegurarse con antelación un juego de piezas o mejor dos: uno para construir y el otro como inversión, guardado y precintado en su embalaje original. Desde agosto está disponible en todo el mundo el modelo número 42056 de Lego Technic. La edad mínima recomendada es de 16 años y a partir de ahí no hay límite hacia arriba, pues es de suponer que no solo los jóvenes van a dedicarse a encajar las 2.704 piezas de plástico.

El reto consiste en componer 57 centímetros de técnica concentrada. Con ello, este modelo Porsche es uno de los más grandes que se han desarrollado en la localidad danesa de Billund. Entre tanto, Uwe Wabra ya es capaz de construir el deportivo en miniatura en 10 horas, un tiempo bastante inferior al que necesitarán incluso los más expertos en Lego. Todo un reto y también una buena forma de pasar las tardes.

Uwe Wabra, aficionado a los coches clásicos, ha cambiado sus objetivos desde que visitó el Museo Porsche: «Un Porsche 356 de verdad. No una maqueta. Ese es ahora mi sueño».

Texto Thorsten Elbrigmann