Menu
Modelos
Menu

Filosofía

Automovilismo Porsche. Alma. Principio. Visión.

Quien, como Porsche, está presente en todos los circuitos del mundo, fabrica vehículos de competición y practica el automovilismo por pasión. Por tradición. Y por principio. Por el principio que produce una intensa unión entre automovilismo y vehículos deportivos de serie en los que cualquier conductor reconoce su origen.

El alma de nuestra serie.

¿Vehículo deportivo o coche de carreras? Para nosotros no hay diferencia. Ya el primer Porsche de competición consiguió la victoria. Porque ganar conocimiento del circuito es una parte integral del desarrollo de nuestros vehículos de serie. El alma que se transmite del automovilismo a cada Porsche.

Por principio. No por prestigio.

Automovilismo desde el primer momento. No porque debemos, sino porque es lo que hacemos mejor. No para conseguir la gloria, sino para llevar constantemente nuestra experiencia al límite. No para autoafirmarnos, sino para ponernos a prueba una y otra vez. Y no por prestigio, sino por principio.

Las visiones de nuestro laboratorio de competición.

El coche de carreras ideal está un paso más cerca; este Ferry Porsche soñado que satisface a nuestros conductores e ingenieros una y otra vez. Gracias a nuevas tecnologías, nuevos objetivos y nuevas visiones que se cualifican en el circuito. Y que abren el camino al vehículo deportivo del futuro.

Darlo todo. Movilizar recursos inesperados. Conseguir la victoria y una vez en el podio, pensar ya en el siguiente desafío. Volver a empezar de cero. Para nosotros, esta es la clave para lograr grandes éxitos. Evolucionar. Conquistar nuevos territorios. Porsche lleva más de 65 años aplicando este principio. Poner a prueba cada idea, cada tecnología, cada detalle. No confiar en lo teóricamente ya probado, sino dar rienda suelta al ímpetu desbordante de nuestros empleados. Usar el pasado, nuestra tradición, como fuente de inspiración para diseñar innovación y reavivar continuamente la fascinación que ejercen los deportivos. Con motores cada vez más eficientes y carrocerías más livianas. En concreto: con conceptos globales inteligentes.