Menu
Modelos
Menu
Porsche - Fly high

Fly high

[+]

El australiano Mark Webber es piloto de carreras de profesión, pero piloto de helicópteros de vocación. Ahora alcanzó nuevas cotas al entrenar con los héroes del aire, la tripulación de Air Zermatt.

Aunque en su disciplina es un piloto de fama mundial, Mark Webber ha vuelto a sentarse al pupitre. Se encuentra a cerca de 4.600 metros de altitud, a bordo de un AS350 B3 Écureuil, un helicóptero de Airbus al servicio de la Air Zermatt. Sus pilotos se cuentan entre los mejores del mundo, ya que dominan el pilotaje de helicópteros también en las situaciones extremas de la montaña. Se dedican desde hace más de medio siglo a rescatar a personas que han quedado atrapadas en las montañas, en grietas de glaciares, paredes rocosas y aludes. «Definitivamente se trata de uno de los puntos álgidos de mi vida», afirma Webber, que posee una licencia privada de vuelo, sobre su experiencia en los Alpes Peninos.

Esta lección especial fue un regalo del piloto y director del servicio aéreo de Air Zermatt Samuel Summermatter cuando en noviembre de 2015 se proclamó campeón mundial. Al lado de los dos pilotos «Sam» Summermatter y Robert «Robi» Andenmatten, Webber supera 20 aterrizajes en la montaña y comenta: «Los puntos de aterrizaje en estos terrenos son diminutos y están nevados. Las hojas de las hélices levantan remolinos de nieve, por lo que hay que aterrizar a ciegas. Sam y Robi me han inculcado que debo tener siempre en la cabeza la opción de volver a subir si de repente la superficie me parece insegura. Se trata de salvar vidas. Y sería un error poner en peligro la seguridad de los pilotos, médicos y miembros del equipo de rescate a bordo».

Hay que mantener la sangre fría en situaciones críticas, cosa que Webber ya conoce del automovilismo. Por ejemplo, cuando en Le Mans tiene que decidir por la noche y a 350 km/h si quiere superar un obstáculo por la derecha o la izquierda. Otro paralelismo interdisciplinario es la meticulosa preparación de las misiones. Cualquier chapuza puede tener resultados funestos. ¿El vuelo terrestre con el Porsche 919 Hybrid es un buen entrenamiento para despegar con el helicóptero? «Quizás aprendamos un poco más deprisa», reflexiona Webber, «porque estamos acostumbrados a tener en cuenta temperaturas, grupos motores y aerodinámica. Pero estos chicos de las montañas juegan en una división completamente distinta».

Texto Heike Hientzsch
Fotografía Jiří Křenek